Ir al contenido principal


Me veía y me daba esa sonrisa con malicia. No podía moverme, siempre me dominaba con su mirada. Yo quería abrazarle, pero sentía la tensión del momento, sabia que no debía ganar mi debilidad: amarle tanto. Estamos ahí parados en silencio, el dio un paso atrás y dijo: Debemos dejar de vernos, no soy lo que crees, soy una mala persona, no mereces alguien como yo.
No pude evitarlo, mis lagrimas fueron mi respuesta, el se alejo, se monto en su auto y se largo como cualquier cobarde. La noche entera queriendo entender su despedida. Supongo que el no sabe cuan abrumadora es mi vida sin el, solo pensó en lo que su cabeza dijo, dejando de lado a su corazón, tomo decisiones por mi, quiso dejar de verme para hacerme un bien, pero el no sabe que lo único bueno para mi es su compania. Ahora lo entiendo todo, el problema no fue que el pensaba que no me merecía, el problema aquí es que jamas hizo nada para cambiar, ser mejor persona y sentir que es lo suficientemente bueno para mi, como yo para el.