Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Octubre llega y yo me voy.

Estaba decidida hace meses, (hace un año).Era el medio paso (hacia ti), mitad olvido, mitad miedo. Como si no supiera que al avanzar 2 cuadras aparecerías. Que con el amanecer te vas, pero al caer la noche, el miedo a la soledad vuelve a ti, (y tu a mi). Soy la que esta(ba) ahí por ti. La que sin miedo (hoy) dice ya no.  Pensé, que sería de lo mas difícil encontrar alguien, entre tanta incertidumbre. (Pero no). Tal vez es mi día de suerte, fue que despues de tanto, levantarme con el pie derecho, funciono.  Y ahi estaba, sin buscarlo, mientras (te) lanzaba una carnada, pellizco quien nunca imagine, pero nunca descarte.  Unos lindos ojos miel, un buen porte de ingeniero, ofreciendo la platica mas extraña que jamas e tenido con alguien.  Como si realmente le importara conocerme, como si decirle cual es mi cancion favorita no le bastara, explicar el por que, si. Retandome a hablar mas, a querer estar despierta un rato extra. Por que si, o por gusto. Y mi timida sonrisa quiere aparecer, pero mi mied…

Cuando me acuerdo de ti, vuelves.

Yo tal vez nunca te he amado, no de esa manera en que estas pensando, nunca conteste “si” a tu insistente pregunta en las madrugadas. Nunca, a tu persona en general.

Sin embargo, de una extraña manera siento que llegué a amar tus pequeñas partes, la idea de lo que yo creí que eras. 
Podría agregar a la lista los “detalles”, pero sabría yo, que fueron tan pocos que no completa la palabra. 
Y me encuentro en un lugar donde por fin acepto y caigo de rodillas ante mi única verdad..
Ame, nuestro corto tiempo juntos, tus ganas de estar conmigo, muy a pesar de que tu conciencia insistía en que debías dejarme, antes que la culpa por hacerme algún de daño, apareciera. Tu manera de tomarme y no dejarme ir, tu miedo al rechazo, tus dominantes manos mecías, y tu muy lenta manera de entregarte.
Amé tu ego, dejando siempre claro que como tu ninguno, que si aparecía mi mal comportamiento después de nuestra ruptura, claro estaba era por ti, en mi mente. Mis ganas de dejarte, para después volver. Tu m…
Entiendo que los cargos van con todas las de ganarme, que las historias que diga no serán mas que la burla de quien no cree que un amor como el que siento, imposible sea real. Que el mapa de sus lunares, que las llamadas y deseos cumplidos a medias, son mas que palabras temblando en mi voz. Tanto tiempo que espere para que por fin mi caso fuera conocido, y ahora no me queda mas que callar.  Esperar que alguien sonría al coincidir en las locuras, la poesía, o quizá sea el, quien tropiece por aquí, con su curiosidad disfrazada de indiferencia.. Prometo que el arriesgarme, valdrá la pena. 




como quien pierde una estrella

Le miré como el que encuentra la salida despúes del inmenso laberinto. Como quien pone dos puntos despues del punto final. Pero disimulé como quien piensa que las palabras sobran, como el cobarde con temor a equivocarse.Era como si todo lo que simpre has querido escuchar, esta sonando en su voz. Como si hablar de matrimonio era hablar de ganar una fortuna prometedora para el resto de tus días.  Y, dejar que sucediera es como bailar al ritmo de la musica, como disfrutar a pesar que sabes, terminará. Como quien se equivoca y arranca la pagina mal escrita, creyendo que puede escribir algo mejor. Y la noche, quisiera que hubiera tenido mas horas, el cielo mas estrellas y la luna mas luz.  Le abrazé como si fuera lo unico que me sostenía a la vida, como si fueramos el uno para el otro.  Como si fueran reales sus palabras, que a quien realmente quiere, es a mi. Como si al día siguiente me hubiera querido igual, como si no yo no supiera que le es tan facil olvidar..

en cambio, no.

Al momento, temo decirte que no, el tiempo no te cura.
Que las cicatrices quedan, para recordarte lo fácil que puedes salir herida.
Que aunque actúes bien, que aunque seas el bueno del cuento, a veces eso no basta.
Que la vida da vueltas, con o sin tu autorización.
Y por último, que sepas, que el dolor, se queda, de una manera más abstracta.
Y no quisiera venir a hablarte de comparaciones, pero tiende a ser como un ladrillo en tu bolsillo.
Hay veces que simplemente, te acostumbras, que puedes reir, e incluso volver a sentir. Pero en un descuido, metes tu mano al bolsillo, y ahi esta.
Definitivamente, hay paralelos, y puedo apostar que en un lugar que no es aquí, no tengo dudas existenciales ni sonrisas partidas. En otro lugar estoy segura, que estoy siendo muy feliz.

Entonces, tú.

Entonces sucedio. Me encontré en un lugar que me sobraban las personas y me faltaban los motivos para no dejarte volver.  Era el primer día de aquel mes que juramos nunca mas. El comienzo del capitulo que tenia pendiente.  Y aun que empece un libro nuevo, te aseguraste con esa noche que el protagónico, te sigue perteneciendo a ti. Me encontré contigo y esa manera de bailar tan tu, esas miradas que esquivan y desvían hasta al mas incrédulo. Eran risas y esa manera mía de evitarte sin ganas, de verte un rato mas con miedo a equivocarme.  Y los meses que pasaron, el punto final que marque. Todo se fue por el borde y saltó sin pensarlo dos veces. Desde que te acercaste y hablamos de los planes que juramos a futuro. Los muebles pendientes y las heridas que juraste sanarías con calma y tiempo.  Y me di cuenta que como yo, recuerdas con punto y precisión las canciones que solías cantarme de madrugada, las tías que te explique eran importantes, los cuetos que inventaste y las fechas importantes. In…